CRISTO CAUTIVO




Realizado para un particular, representa a Cristo Cautivo. La actitud itinerante, conseguida con la zancada y el avance del pie derecho, delata que ha sido recreado en su caminar hacia el palacio del Sumo Sacerdote, si bien la ropa blanca nos lleva también a un pasaje pasionista más avanzado en el tiempo: el Desprecio de Herodes.

El rostro del Varón, derrotado, fija su mirada en el suelo, con el rictus afligido y los ojos inyectados en sangre, señal del llanto y la desazón sufrida. La cabeza levemente girada hacia el lado izquierdo, muestra un bello semblante de color moreno, característico del pueblo hebreo. El cabello, oscuro y partido a dos aguas, está trabajado en sinuosas guedejas, bastante pegadas al craneo. La barba, rematada en dos largas y onduladas puntas, muestra un modelado parecido, aunque algo más rizada, dejando muy despejada la zona de las mejillas.

El imaginero del municipio hispalense de Dos Hermanas, con taller en el nº 12 de la calle Fernán Caballero de su localidad natal, ha llevado a cabo una imagen de vestir, con policromía al óleo y anatomía acentuada en las partes visibles para el espectador: el busto, los pies y las manos, éstas útimas atadas por un cíngulo.










Comentarios

Entradas populares